11.06.2014

Pluton en Oposicion - Descubre como Sos


Plutón Oposicion Sol

Los tránsitos de Plutón en aspecto al Sol alteran radicalmente nuestro sentimiento básico de identidad. 
Nuestro antiguo yo y nuestras viejas maneras de ser ya no nos sirven en este momento. 
En particular, es necesario cambiar los aspectos falsos y anticuados de nuestra personalidad y desprendernos de ellos. 
Estos tránsitos nos ponen en contacto más estrecho con las cualidades representadas por nuestro Signo solar. 
Si por la razón que fuera no hemos estado viviendo las características de nuestro Signo solar, ahora nos veremos forzados a cultivar estos rasgos. 
Sin embargo, si hemos estamos bastante en contacto con nuestro Signo solar, un tránsito de Plutón puede pedirnos que exploremos dimensiones de este Signo que todavía no hemos expresado. 
En otros casos puede exagerar la expresión de estas cualidades. 
Plutón siempre se va a los extremos y hace aflorar ya sea lo mejor o lo peor de cualquier planeta al que afecte en su tránsito. 
El Sol representa el principio del poder, autoafirmación y autoexpresión del "Animus". 
Para la mujer le da a ésta la probabilidad de llegar a ser más consciente de su necesidad de tener una identidad por derecho propio, en vez de definirse exclusivamente por mediación de las personas que la rodean. 
Un hombre tendrá que afrontar problemas relacionados con el poder, la identidad y la autoafirmación, pero si todavía no ha cultivado o expresado su voluntad o su autoridad, estos tránsitos pueden ayudarle a hacerlo. 
Debemos cultivar nuestro poder y autoridad y aprender a usar el poder con más habilidad y prudencia. 
Éste es el momento de ejercitar nuestro poder en la profesión que hemos desempeñado hasta ahora, es probable que necesitamos encontrar alguna otra canalización que nos permite definirnos y expresarnos.

Plutón Oposicion Luna

Estos tránsitos activan imágenes y pautas profundamente arraigadas que son remanentes de la niñez. Las experiencias de la niñez nos deja una impresión profunda; aun cuando conscientemente no recordemos estas vivencias formativas, sus efectos siguen reverberando en un nivel inconsciente. 
Son parte de nuestra mitología personal, un conjunto de creencias y expectativas y sobre la vida en general que llevamos dentro, y a través de la lente formada por estas primeras imágenes y supuestos interpretamos los acontecimientos posteriores. 
Si tenemos expectativas o creencias positivas sobre nosotros mismos, percibimos las cosas de manera selectiva, aceptando de la totalidad de la experiencia aquello que se adecua a lo que esperamos ver. 
Si nuestra imagen de nosotros mismos es negativa, o si tenemos la creencia de que el mundo es un lugar sombrío y amenazante, esto es precisamente lo que nos devolverá la experiencia. La vida tiene su propia manera de responder a nuestras expectativas. 
No podemos ir a ninguna parte mientras no sepamos dónde estamos. 
Lo primero que necesitamos es permitir el acceso a la consciencia a la emociones que en este momento están aflorando. 
Tras haber aceptado nuestros sentimientos ya podemos empezar a analizarlos más de cerca. 
Podemos preguntarnos qué experiencias iniciales pueden haber contribuido a que nos formáramos este tipo de modelos y creencias. 
Los tránsitos Plutón-Luna nos permiten examinar con mayor hondura nuestras emociones. 
La visión en profundidad no nos aporta de forma automática el cambio, pero es el anuncio de un paso en esa dirección. 
Quizás hayamos pasado años intentando mover algo de nuestro equipaje psicológico sin conseguirlo hasta que llegó el tránsito adecuado. 
No hay mejor momento para hacer una limpieza psicológica de la casa que un tránsito Plutón-Luna

Las pautas y los complejos emocionales más problemáticos pueden movilizarse tanto por obra de los tránsitos armoniosos como con los difíciles, así como el potencial de transformación y de crecimiento psicológico que todos ellos representan. 
Durante estos tránsitos los individuos tienen acceso a profundidades de sentimiento cuya existencia en sí mismos jamás sospecharon. 
Alimentada por una fuerza de convicción emocional renovadas, su capacidad para apreciar la vida y para amar y comprender a los demás se constituye en una vivencia más fuerte que nunca.

Plutón Oposicion Mercurio

El dominio de Plutón es el submundo, muy por debajo del nivel superficial de la vida, y desde allí llama, en su tránsito, silenciosamente a Mercurio. 
Uno de los efectos más obvios de este tránsito es el impulso de profundizar más en la naturaleza de la realidad, tanto interna como externa. Una comprensión superficial de la vida no es lo que satisface a Plutón: más que ningún otro planeta, Plutón representa la necesidad de llegar al fondo de las cosas. Por esta razón, es obvio que este tránsito se presta para un estudio y el trabajo de investigación. La profundización en un dominio o un tema específico puede absorbernos durante horas, días, semanas, años... 
Cualquier tránsito de Plutón-Mercurio es más fácil de sobrellevar si Mercurio tiene algún tema constructivo para enfocar la atención sobre él. 
No es solamente el poder mental lo que se incrementa, este tránsito favorece también la capacidad para influir en otras personas mediante el discurso oral o escrito. 
A la inversa, nuestras propias opiniones e ideas están abiertas al cambio. Plutón desgarra y reconstruye todo lo que toca, y cuando toma contacto con Mercurio puede darse el caso de que alguien a quien conocemos o algo que hayamos leído o estudiado revolucione nuestras creencias y nuestra manera habitual de pensar y de enfocar la vida. No se ha de subestimar la importancia de un cambio de creencias o de actitudes. 
Plutón nos obliga a sondear lo que está oculto en nuestro interior, envía a Mercurio a actuar como mensajero entre el inconsciente y la mente consciente. 
Plutón es capaz de guiarnos hacía lugares de nuestro interior que realmente no hemos examinados hasta ahora, y es probable que algunas de las cosas que descubramos en las profundidades de nuestra psique no sean espacialmente agradables. 
La mente puede encontrase periódicamente prisionera de imágenes instintivas o primitivas: representaciones sexuales que nos abruman, poderosos impulsos agresivos, ideas de destrucción y cólera. 
Plutón se apodera de la mente y hace aflorar en ella estas imágenes y pensamientos que generalmente nos hemos arreglado para mantenerlos ocultos, o cuya existencia en nuestras profundidades siempre hemos negado. 
Tras haberlas reconocido, ya podemos trabajar con ellas -quizás a nivel terapéutico, o simplemente solos y a nuestra manera- significa aceptar las motivaciones que se ocultan tras ellas y llegar a conocerlas mejor. 
Concedemos tiempo para escribir lo que pensamos o darle alguna forma de expresión creativa mediante el dibujo, la danza u otras actividades puede ayudarnos a tratar con todo ello de manera más productiva.

Plutón Oposicion Venus

Cuando Plutón en tránsito forma aspecto con Venus, las perturbaciones, las transformaciones y los cambios se dan en el dominio de las relaciones, la creatividad y los valores. 
Si ya estamos casados o tenemos una relación importante, el tránsito de Plutón pondrá a prueba la fuerza o la verdad de dicha unión, obligándonos a considerar lo que funciona mal. 
Cosas que nos han molestado o inquietado en nuestra relación de pareja, pero sin movernos a actuar ni a prestarles demasiada atención, se hacen sentir ahora con una intensidad tal que es imposible dejar de reconocerlas y afrontarlas. 
En algunos casos puede remover dificultades o activar problemas que demuestran ser insuperables... quizás uno de los miembros de la pareja no esté dispuesto a admitir que hay un problema en la relación, o tal vez sea simplemente incapaz de cambiar su modo habitual de relacionarse, en caso de los aspectos difíciles es frecuente que seamos nosotros quien ponga término a la relación. 
Sin embargo, en la práctica puede suceder que sea el otro -o la otra- quien desaparezca o ponga punto final a las cosas. 
Nos enfrentamos con el cambio ya sea por elección o por coerción. Estemos o no comprometidos ya en una relación, estos tránsitos pueden marcar la entrada de una persona nueva en nuestra vida, alguien por quien sintamos una atracción irresistible. 
Algo profundo ha sido tocado, y quizá no nos queda otra opción que escuchar a nuestros sentimientos, aunque ello signifique poner en peligro nuestra relación de pareja. 
Si estamos encauzados en una dirección artística o creativa el medio en el cual estamos acostumbrados a trabajar se vuelca hacía el cuento y la novela y los bailarines se inician en la coreografía. 
O bien el medio sigue siendo el mismo, pero el mensaje se altera de forma significativa, como reflejo de un cambio importante que se produce en este momento en la filosofía o sistema de creencias de la persona. 
Sin embargo, antes de tener acceso nuevamente a la inspiración creadora, puede ser necesario pasar por un período en el cual nuestra creatividad está aparentemente bloqueada o sofocada. 
Ello se debe a que la psique se a adueñado temporalmente para otros fines -quizá para realizar cambios psicológicos que son necesarios en este momento- de la energía que normalmente se usa para impulsar el proceso creativo. 
Dicho de otra manera, la energía de nuestra libido se vuelve hacía dentro y la cantidad que nos queda disponible para seguir creando es menor. 
Lo mejor es adaptarse al proceso. 
Probablemente el cambio más espectacular y más importante que podemos experimentar sea aprender a amarnos y valorarnos más, pero generalmente implica tener que ahondar en el comienzo de nuestra vida y a ver las situaciones, las personas y los acontecimientos que contribuyeron en un primer momento a que nos formásemos una imagen negativa de nosotros mismos. 
Si nosotros no nos valoramos, es probable que las opciones que hagamos en nuestra vida no nos hagan muy felices. 
Si llegamos a amarnos y respetarnos tal como somos, naturalmente nuestras decisiones serán el reflejo y el soporte de una sana autoestima.

Plutón Oposicion Marte

Cuando en su tránsito Plutón forma un aspecto con nuestro Marte natal, es hora de que aprendamos más sobre nuestros impulsos agresivos, nuestras pulsiones de poder, la naturaleza de nuestros deseos y nuestra sexualidad. 
En muchos casos, los efectos pueden ser bastantes espectaculares, especialmente con los aspectos tensionados. 
Bajo la influencia de este tránsito podemos descubrir, quizá por primera vez, qué es lo que realmente queremos en la vida, y establecer el contacto con la voluntad y la energía necesaria para llevar a la práctica estos deseos. 
De pronto hay objetivos que estamos decididos a alcanzar, lugares a donde estamos resueltos a ir, y ya no queremos seguir dejando que otros nos obstruyen el paso. 
Sin embargo, si ya tenemos dominado a nuestra Marte y hace años que avanzamos en una dirección definida, un tránsito de éstos puede significar una detención en seco. 
Es probable que aparezcan circunstancias externas que nos bloqueen y quizá se nos haga imposible (o simplemente, no sea factible) seguir en la dirección en que veníamos. 
Podemos sentir que no tenemos ningún objetivo ni anhelo, pero se trata de una etapa intermedia, en lo que lo viejo ya no funciona, pero lo nuevo todavía no ha empezado a hacerse sentir. Es probable que tengamos que sentarnos a esperar que los nuevos impulsos y deseos se fortalezcan. Estos tránsitos despiertan una naturaleza autoafirmativa, hasta ese momento latente u oculta, cambia el foco de nuestros objetivos e impulsos, o modifica la manera en que encauzamos nuestra agresividad. Si no hemos estado realmente en contacto con nuestro enojo, un tránsito Plutón-Marte puede revelar una rabia reprimida que antes no habíamos sospechado siquiera. 
Cierta medida de enojo es sana en la vida: es necesario que luchemos contra la injusticia o que nos enfrentemos con las personas y las cosas que nos impide de hacer lo que, en nuestro sentir, tenemos que hacer. 
Negar nuestros sentimientos violentos también puede dar como resultado que estas emociones se vuelvan hacía adentro, contra nosotros mismos, manifestándose en forma de deseos y comportamientos autodestructivos, e incluso como enfermedad. 
Si tenemos el valor de enfrentarnos con nuestro enojo y nuestra rabia, disminuimos el riesgo de atraerlos desde el exterior y evitamos los peligros que entraña el hecho de continuar incubándolos en nuestro interior. 
Insistamos en que reconocer nuestra violencia no significa tener que expresarla; una vez que la hemos reconocido tenemos la oportunidad de encontrar otras maneras de canalizar esa energía o de trabajar con ellas. 
Si podemos afrontar y resolver con éxito estos tránsitos, tendremos una riquísima oportunidad de crecimiento psicológico y desarrollo de la personalidad, que nos permitirá usar nuestras fuerzas con juicio y con prudencia.

Plutón Oposicion Júpiter

Enfrentados con un mundo que a menudo parece indiferente o caótico, buscamos maneras de dar significado a nuestra existencia. 
Nos sentimos más seguros si podemos encontrar sentido a lo que nos sucede en la vida ordenando nuestras experiencias en algún diseño más amplio o en un marco de referencia que nos permite hallar una explicación omnímoda. 
Dado que Plutón derriba y reconstruye todo aquello que toca, cuando forma algún aspecto con Júpiter es probable que nos sintamos desilusionados o abandonados por aquello en lo que antes creímos. 
La pérdida de un sistema de creencias que ha sido muy importante para nosotros se ha de llorar de la misma manera que se llora cualquier otra muerte. 
Finalmente, tras un período hueco, durante el cual nuestras antiguas creencias ya no nos sirven, pero no hemos hallado todavía otras, puede ser que nos sintamos renovados y con una visión diferente de la vida y su significado. 
Si no hemos preocupado mucho por el sentido total de la existencia, un tránsito Plutón-Júpiter puede cambiar esta situación. 
Un libro que leemos, una conferencia que escuchamos, un encuentro "casual" con alguien que nos abre a ideas nuevas... pueden sumergirnos en el ámbito de la metafísica, la filosofía y la religión. 
Es posible que nuestra vida cambie radicalmente como resultado de una nueva fe o de un sistema de creencias diferente que se apodera de nosotros. Quizá en algún viaje, conmovidos por la visión de unas antiguas ruinas o por una visita a una tierra o a un templo sagrados, tengamos una vivencia interior que transforme nuestra vida. Júpiter representa un principio que nos estimula a mirar hacía el futuro, hacía nuestros objetivos y nuestra dirección en la vida, es frecuente que nos entusiasmemos con proyectos o posibilidades nuevas para un futuro inmediato. Sin embargo, cuando Plutón en tránsito forma algún aspecto difícil con nuestro Júpiter natal, es probable que atravesemos un período durante el cual cuestionemos nuestros objetivos. 
Lo que antes nos seducía, quizá ya no nos parezca tan deseable, o tal vez encontremos dificultades insuperables que nos obliguen a reconsiderar la dirección en que marchamos. 
Tal vez no nos quede más opción que quedarnos un tiempo atascados en la oscuridad, ya que temporalmente Plutón puede mantener "sepultado" tanto a Júpiter como a nuestro sentimiento del futuro; pero con el tiempo, metas y orientaciones nuevas harán su aparición, y podremos actuar a partir de una convicción mayor y de un sentimiento más profundo de cuáles son nuestros objetivos.

Plutón Oposicion Saturno

Llegar a sentirse seguro y dueño de sí en el dominio de Saturno lleva su tiempo, y hasta que lo conseguimos (si lo conseguimos) muchos procuramos ocultar o negar nuestros puntos débiles y vulnerables. 
Como manera de protegernos contra el dolor, levantamos defensas. 
No nos gusta que se noten nuestras debilidades y carencias, de modo que tratamos cuidadosamente de evitar cualquier situación que pueda dejarlas a la vista, y montamos el número haciendo todo lo posible por parecer personas realizadas, felices, atractivas, inteligentes o lo que sea. 
Estos intentos de ocultar nuestro dolor y nuestras inseguridades pueden tener éxito durante algún tiempo, pero cuando Plutón en tránsito forma un aspecto con Saturno natal, es probable que, puestas a prueba nuestras defensas, nos veamos obligados a hacer frente a lo que más miedo tenemos de ver en nosotros mismos. 
Saturno erige barreras, pero Plutón las echa abajo. 
Se pone en funcionamiento una fuerza que arremete contra las fronteras, limitaciones e inhibiciones que nosotros mismos nos hemos impuesto, y es probable que nos sintamos forzados a liberarnos de las autodefiniciones restrictivas con que nos hemos limitado la vida. Las fronteras entre consciente e inconsciente, entre lo que está permitido y lo que no está, entre lo que es y lo que podría ser, son algunas de las primeras restricciones que Plutón intentará demoler y modificar cuando transite en aspecto a Saturno natal. Si consigue sovacar cualquiera de estas limitaciones, gran parte de lo que hemos suprimido o mantenido bajo tierra hará irrupción en la consciencia, reclamando sus derechos. Como es obvio, estos tránsitos nos descalabran la vida, y sin embargo, nos ofrecen posibilidades de crecimiento y de cambio que muy pocos tránsitos pueden darnos. También en muchos casos en que Plutón en tránsito está en aspecto con nuestro Saturno natal no nos sentimos como si algo interior a nosotros quisiera romper fronteras y efectuar cambios, sino más bien como si algo "externo" y sobre lo cual poco control tenemos estuviera obligándonos a cambiar. Llámasele destino o nuestro ser más profundo que opera valiéndose de circunstancias externas, el resultado es el mismo: tenemos que enfrentarnos a alguna forma de cambio o de crisis en nuestra vida. Si somos capaces de encontrar un significado o sentido en lo que experimentamos, podemos hacer un uso constructivo de este período.

Pluton Oposicion Ascendente

Dice que tiene la habilidad de hacer que la gente, y/o la pareja construyan la clase de mundo en el cual quieren vivir, a partir de los recursos de los que disponen. 
Entiende lo difícil que resulta funcionar, eficientemente, bajo presión de las condiciones económicas o ambientales, que frustran cada vuelta. 
Pero que esta en sus manos hacer algo para que las autoridades oficiales se rindan ante las demandas del pueblo. Puede ser que ella o la pareja, o los dos en conjunto, lleguen a tener un rol importante en las discusiones sobre asuntos públicos, para eliminar los parásitos que causan las condiciones deteriorantes de la sociedad y el ambiente, y sobre las cualidades humanas depravantes que producen. Hablan y se conducen con autoridad, nadie los tildara de “buscapleitos” y criticones. 
Usualmente no tomara ninguna acción, amenos que la situación sea seria, o que la pareja lo convenza. Tampoco tolera abusos ni intromisiones en sus asuntos personales, sabe lo que quiere de la vida, y esta preparado para hacer cualquier clase de inversión de talentos y esfuerzos para conseguirlo. Defiende indefectiblemente a todos los que estén bajo su cuidado y la gente que usted ama, sabe que protegerá sus intereses a cualquier costo, y este compromiso es retribuido con igual seriedad en la gran mayoría de los casos. 
Debe cuidarse de no llegar a excesos con usted mismo y con otros. 
Elija cuidadosamente a sus adversarios, o podría antagonizar con alguien que no tendrá escrúpulos en usar la violencia para salir de usted. Tiene la habilidad de sacar lo mejor del ser humano, pero también lo peor en ellos. Sus enemigos serán poderosos. Deberá tener cuidado de ex -esposos, novios o socios que se conviertan en enemigos de temer. Aunque es raro el divorcio, puede suceder que la pareja y usted crezcan en direcciones opuestas en la vida o bien que se aburran de la presencia del otro, lo cual podría terminar en divorcio o separaciones ocasionales, pero usualmente, la elevada cultura de la pareja y sus planteamientos irrefutables, hacen improbables una separación permanente. Cuidado con la “guerra de los Roces” en su hogar.


Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...