12.01.2014

Avalokiteshvara, el Buda de la Gran Compasión.


Avalokiteshvara - El Bodhisattva de la Gran Compasión

Uno de los principios más bellos y significativos del budismo Mahayana es el de la existencia del Bodhisattva, un ser iluminado cuyo fin último es contribuir a la liberación y el despertar de todos los seres. 
El voto del Bodhisattva representa un compromiso hasta las últimas consecuencias por facilitar el despertar colectivo de todos los seres. 
De hecho, hasta que el último de los seres no haya regresado al Nirvana, no lo hará el Bodhisattva. 

Dentro de la leyenda del Bodhisattva, existen una serie de estos seres que se utilizan para representar, en cada caso, una de las principales cualidades de la budeidad: Manjusri, Mahasthamaprapta, Samanthabrada o Avalokiteshvara, entre otros. 

Avalokiteshvara y la Gran Compasión

El más conocido de todos ellos es Avalokiteshvara, el Bodhisattva de la Gran Compasión. 
En su origen se dice que fue un discípulo real del Buda Gautama, según las principales fuentes, pero posteriormente se creó una figura mitológica en torno a sus principales cualidades y lo que su figura representa. 
En el Tíbet se le conoce con el nombre de Chenrezig, en China como Guanyin y en Japón adopta el nombre de Kannon. 

La traducción más aceptada de Avalokiteshvara podría ser "el Señor que mira hacia abajo", como símbolo de su voluntad de recorrer la rueda del renacimiento junto a todos los seres. Normalmente se traduce su nombre como "El Señor que mira el sufrimiento con compasión infinita". Avalokiteshvara hizo el voto de no abandonar este mundo hasta que el último de los seres hubiese alcanzado el Nirvana, representando el más alto ideal de Compasión como eje central de la figura de los Bodhisattvas. 

Los Mil Brazos de Avalokiteshvara

Avalokiteshvara no sólo hizo el voto de nunca descansar hasta haber liberado a todos los seres del sufrimiento, sino que también juró que, si titubeaba por un instante en su empeño, cortaría su cuerpo en mil pedazos. 
Pero, durante su meditación de compasión se dio cuenta de que, a pesar de su esfuerzo, todavía muchos seres no estaban iluminados y seguían sufriendo. 
Fue tal su esfuerzo y su desaliento por ver que todavía no estaba hecho su trabajo, que su cabeza se dividió en once partes y su cuerpo comenzó a desmoronarse en pedazos. 

El Buda Amitabha, al ver su sufrimiento, vino en su ayuda y le dotó de diez cabezas para que pudiese oír los lamentos de todos los seres sufrientes. 
Al ver que, pese a escuchar su sufrimiento no podía llegar a todos los seres para ayudarles, el Buda Amitabha también le dotó de mil brazos para que pudiese ayudar a la multitud de seres sufrientes. 



La Gran Compasión

La compasión de la que habla la leyenda de Avalokiteshvara difiere sensiblemente de la idea que normalmente se tiene en occidente sobre la compasión. 
La Gran Compasión habla de la voluntad de un ser iluminado por ayudar a los demás seres a iluminarse, a despertar y superar el sufrimiento. 
Pero poco tiene que ver en realidad con la idea de "compadecerse del prójimo" por sus sufrimientos y problemas mundanos. 
La Compasión hacia el ser implica ayudarle a encontrar su verdad, a superar el sufrimiento que su ego y su personalidad le causan y a abandonar el mundo de la ilusión. 
Liberar a los seres de la ignorancia y contribuir a su despertar es la verdadera Compasión y la razón de ser del Bodishattva.


Chenrezig es el nombre tibetano de Avalokiteshvara (en sánscrito). 
En la tradición budista Mahayana (la forma practica en Japón, Corea, Vietnam y China. 
Zen es una práctica Mahayana), Avalokitesvara es el Bodhisattva de la Compasión. 
En el Vajrayana  tibetano.,en la enseñanza budista, Avalokiteshvara (Chenrezig) se considera el Buda, el Buda de la Compasión.
Chenrezig puede ser interpretado en varias formas diferentes: dos de las más populares  son como una deidad blanca, ya sea con cuatro brazos o  con 1000 brazos ; los brazos extra simbolizan su capacidad de ayudar a muchos seres al mismo tiempo. 
El mantra de Chenrezig  es  Om Mani Padme, Hum! (Tibetano: om mani Peme Hung). Tallados en piedras mani, y pintados en las ruedas de oraciones  en  las banderas de oraciones  a través del  Nepal, Tíbet, Bhután, en la India y en el  Himalaya, Om Mani Padme, Hum! se puede traducir como "La Joya del Loto,Jewe!" y s habla de invocar  el espíritu de Chenrezig, la joya del loto.
Un Mandala puede ser considerado como la "residencia" de las deidades y sus respectivos séquitos. Si bien representado en dos dimensiones en una superficie plana, el Mandala  de Chenrezig en realidad debe ser vistao en tres dimensiones, como una "mansión divina" en el centro de la cual se encuentra Chenrezig, rodeado por las cuatro deidades  en su entorno: Akshobhya, Rathnasambhava, Vairochana y Amogasiddhi.
Junto con Chenrezig, estas cinco deidades son conocidos en Tantra)  Vajrayana  (del budismo como los Cinco Budas Dhyani. También conocidos  como los Cinco Budas Grandes, los Cinco Budas  de Sabiduría, y los Cinco    Jinas (en sánscrito: significa "conquistadores" o los "vencedores"), los cinco Budas Dhyani son representaciones de las cinco cualidades de Buda. 
Los Budas  a juicio son los aspectos del Dharmakaya o "cuerpo de la realidad", que en conjunto representan la totalidad del principio de la iluminación. La iluminación es la transformación del cuerpo  fuera de su estado opuesto, al samsara (véase más adelante).
Las cuatro paredes exteriores de la mansión se encuentran  en cinco capas transparentes de color: blanco, memoria ,amarillo, rojo, verde y azul, que representa la fe, esfuerzo, meditación y sabiduría (estos cinco colores también  representan  los cinco Budas Dhyani.)
Las cuatro puertas, en el centro de cada una de las cuatro paredes, representan los cuatro pensamientos inconmensurables: amor, compasión, alegría y ecuanimidad.
Dentro de la "residencia", en el centro del mandala es una flor de loto de ocho pétalos. 
El loto representa en la iconografía budista tibetana ,la familia del Loto, el Loto purifica
pasión en conciencia discriminativa. 
En el centro de la flor de loto  es Chenrezig (Avalokiteshvara), el blanco de mil brazos, mil ojos de Buda de la Compasión, en un disco de luna blanca, que representa la libertad del apego.
En los pétalos que constituyen los cuatro puntos cardinales están sentados a su s séquitos, los otros cuatro Budas. Dhyani ..
Sentado en el pétalo oriental, representado por el Vajra, es la manifestación purificada de la deidad azul Akshobhya. 
En la  forma no purificado, "Delirio"  Akshobhya representa la ira y el odio. 
En la forma,  purificado ,"Mente Iluminada" Akshobhya representa la calidad de un espejo-como la sabiduría. 
Sentado en el pétalo del sur, representadao por la preciosa joya, es la manifestación purificada de la deidad amarillo Rathnasambhava. 
En el  la  forma no purificado ,"ilusión" , Rathnasambhava representa la miseria (El orgullo y la avaricia), purificado, Rathnasambhava representa la calidad de la Sabiduría de la Igualdad. 
Sentado en el pétalo del oeste, representado  por la rueda del Dharma, es la manifestación purificada de la deidad blanca Vairochana
En la forma  no purificado "ilusión"  , Vaivochana representa la ignorancia y el engaño; purificada, Vairochana representa la calidad que  lo abarca todo  el Dharmadatu ,Sabiduría. 
Sentado en el pétalo del norte, representado por la espada flamígera, es la manifestación purificada de la deidad verde Amogasiddhi. 
En la forma no purificado "ilusión" Amogasiddhi representa los celos y el miedo; purificado, Amogasiddhi representa la calidad de todas las –Implantaciónes  de la Sabiduría.
Para proteger a la residencia de las condiciones negativas, que está rodeada  por una valla de Vajra, que también simboliza la enseñanza continua del Tantra)  Vajrayana  que  forma, la enseñanza del  Buda Chenrezig. 
En el borde más exterior, el Mandala está rodeada con la quema de las llamas de la Sabiduría y la Compasión. 
Irradiada con una luz intensa, estas llamas en práctica son  para proteger  la residencia y para quemar el engaño  y  la oscuridad de la ignorancia.
También dentro del Mandala  se puede ver  imágenes del ciervo sagrado d escuchando las enseñanzas de Buda; desea cumplir con los árboles; la rueda del Dharma, en representación de la enseñanza del Buda, y  el Precioso  paraguas que proporciona protección contra el sufrimiento del samsara (el ciclo de sufrimiento) causado por el nacimiento, muerte y renacimiento). 
EL Samsara es simbolizado en el budismo tibetano por el nudo sin fin.
El Mandala   muestra un método de llevar la paz y la armonía  a nuestro mundo, a través de prácticas de efectivas  de la mente de la  gran compasión, la sabiduría de la vacuidad, y las meditaciones del Mandala con sus respectivas deidades. 
Los practicantes  que meditan en el Tantra de Chenrezig  se  familiarizan  con todos los detalles del Mandala y  de las deidades dentro de el, la participación en ejercicios repetidos de visualizar los seres puros y el medio ambiente puro que simbolizan el ambiente de uno mismo  en forma purificada, y sublime. 
Estos ejercicios, realizados en el marco  básico de desarrollo de la sabiduría budista y la compasión, logran una transformación profunda de la psique. 
Sólo para vislumbrar el Mandala, sin embargo, va a crear una impresión positiva en el flujo mental del observador, que por un momento está en contacto con el profundo potencial de la Iluminación perfecta, que existe en la mente de todos los seres.

Mantra



Fuentes: La gruta del Mago
y google-site-verification: google3c71042cb84ef701.html

Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...