3.01.2015

Cledomiro - El Gnomo del Rio Limay


Cledomiro El gnomo del Limay-L

Cledomiro es un ser que se multiplica y abunda en el sur de nuestro país.
Suele vérselo a orillas del río Limay con su andar pausado y entonando una dulce melodía única, que es un bálsamo para el oído humano, toma invisibilidad cuando el humano no es puro de alma o puede dañarlo, ya sea por ignorancia en el tema o por temor, aunque jamás Cledomiro le hará daño.
Cuentan las leyendas de Cledomiro y sus diamantes, que tres milenios antes de la era cristiana, el diamante era ya conocido y muy apreciado en Oriente, especialmente en la India.
Su nombre actual deriva de la voz griega “Adamant” que significa indomable; “Anachites” piedra indómita; “Vafra”, duro e irrompible.
En la Biblia se hace mención de esta piedra preciosa con el nombre de ‘“Shamir” en el Libro de Jeremías, como “propio para grabar” en el de Ezequiel, como “símbolo de la tenacidad” de los israelíes.
Más tarde, los hebreos lo llamarían Jahalón, dei veroo halam, que significa brillar, y de ahí que la piedra se denomine “Brillante”, por eso mismo Cledomiro, cuando se lo visualiza es muy brillante y parece flúo...
Constelado de diamantes y rubíes que iluminan todo fantásticamente, en estas mismas leyendas se dice que al gnomo Cledomiro no lo marca ninguna piedra, pero él sí las puede cortar a todas, así como puede cortar todas las trabas que están en nuestras vidas.
Una poesía surgida en la India tiene una descripción sublime: “Sólo el corazón de los grandes es más duro que el gnomo Cledomiro”... Existe, pues, la creencia según la cual los gnomos, y más aún Cledomiro, proporcionan a su poseedor atributos de dominación sobre otras personas.
Además, si son pesados y transparentes aseguran la dicha y la felicidad.
Si son ligeros y de ángulos vivos dan valor y gracia a su dueño, por eso mismo tiene que ser la imagen verdadera de este gnomo que los acompañe.
Los accesorios son suavemente coloreados, procuran esperanza y poder, y hay algo más: si lo lleva en la mano izquierda es admirablemente poderoso contra los enemigos; en la mano derecha se verá libre de calumniadores.
Esta misma leyenda revela que si una familia adquiere a Cledomiro con un brillante y se lo coloca en su dedo delante de lo que quiere conquistar, expresando primero una invocación a la diosa Venus, será determinante la concesión del deseo, mediante una conquista que tiene mucho de fascinante.
El gnomo Cledomiro deberá estar preparado personalmente con oro brillante y poniéndolo en su mano, la persona que lo tenga dirá:

Oh!.. Cledomiro y tu piedra preciosa por la virtud de tu vibración etérea y por la Divina Providencia pues, mi poder radica en el nombre del Creador, del Cielo y de la Tierra. Bendice, oh Dios, esta familia para que tus designios y nuestros deseos se hagan realidad y que por intersección de Cledomiro el gnomo todo sea por el Poder de Dios y su bendición. Amén...

Existe un ritual de suerte con Cledomiro; el mismo consiste en que durante 9 noches seguidas tomemos antes de dormirnos medio vasito de vino tinto donde previamente habremos colocado un anillo de oro o de brillantes, dejarlo por espacio de 3 minutos cerca de la imagen de Cledomiro y nos mojaremos los labios con el vino y la vibración del brillante.
Es un fuerte ritual de suerte y fortuna que nos hará soñar los números deseados, y si hay trabas, al tomar un sorbo decir: “Cledomiro corto y libero lo malo y el bien entra en mi ruedo”. Para la despedida, los números de buena suerte de Cledomiro para esta semana son: el 33, el 84, el 96 y el 41 y como yapa el 155.
También decían los más antiguos, que llevar siempre algo brillante atrae el oro y más aún a este gnomo tan renombrado desde épocas antiquísimas y que ha ayudado mucho a varios humanos.

jazmines
Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...