7.23.2017

Karma - Vidas Pasadas Significado de la Reencarnación -

La verdad sobre la reencarnación de vidas pasadas, las inquietudes más frecuentes. ¿Existe la reencarnación?. Este recurrente y enigmático interrogante se ha formulado la civilización desde las épocas más remotas, respecto de una especie de “continuidad” del ser, no obstante las sucesivas muertes físicas, es un tema bien fascinante.


Existen miles de pruebas documentales de personas que recuerdan vidas en otras épocas, que no parecen fruto de la imaginación, ya que suelen dar detalles que es prácticamente imposible que supieran, salvo que realmente hayan estado en esa época anterior.

Sea como fuera la terapia de regresiones a vidas pasadas permite tener experiencias de otras vidas, y así poder sanar determinados eventos, puede que sean real o no, pero lo que está claro que esta técnica ayuda a sanar muchas dolencias, que generalmente tiene su origen en una supuesta visualización de otra vida en otro lugar al actual.

Otro aspecto que inquieta a muchos, radica en la posibilidad o imposibilidad de mantener el control sobre sí mismo, durante la regresión a vidas pasadas. La respuesta de la mayoría de expertos es que definitivamente sí.

El terapeuta es quien guía la regresión pero, si en determinado momento deseamos “regresar de la reencarnación de vidas pasadas”, lo podremos hacer.
De otra parte, digamos que mucha gente se pregunta (por razones obvias) si es posible recordar lo experimentado durante el proceso de regresión o la reencarnación. La respuesta, es un rotundo sí.

Otras inquietudes frecuentes sobre la reencarnación de vidas pasadas.

Una de las preguntas que más curiosidad despierta, se encamina a la posibilidad de reconocer personas que conocemos en la vida actual. Realmente, es un interrogante bien complejo, como compleja es la respuesta.

Digamos que es probable. Lo que sucede es que usualmente nos reencarnamos con las mismas personas, sucesivamente.
Es posible que los “veamos” durante la regresión y los identifiquemos, así tengan otro sexo o tengan características familiares, laborales, temperamentales, etc.

Un tema bien cautivante, bonito e interesante sobre la reencarnación vidas pasadas, es el de las almas gemelas. Es cierto que la tenemos. Se trata de dos seres que siempre se han acompañado y se acompañarán durante la eternidad, en todos los nacimientos sucesivos.

Se trata de dos seres que se enseñan mutuamente las lecciones necesarias para ir consiguiendo, de a pocos, la evolución.

Ahora, tenemos la “pregunta estrella” cuando de regresiones se trata: “¿por qué reencarnamos?”.

La razón es simple y no existe razón alguna para complicar la respuesta. Reencarnamos, porque tenemos muchas lecciones por aprender respecto de muchos ámbitos de la vida: el amor, el respeto, la perseverancia, la paciencia, el perdón, etc., etc.

La lección sobre uno sólo cualquiera de los ámbitos relacionados a manera de ejemplos, puede necesitar de muchas vidas (decenas, incluso), como puede requerir de sólo tres o cuatro (por solo citar algunas cifras).

Ahora, algunos seres (personas) que han logrado estados importantes de evolución, deciden (por sí mismas) regresar para ayudar a otras personas.

Para terminar, tenemos otra inquietud bastante recurrente: ¿soñamos con hechos de vidas pasadas? Sí.

Especialmente durante la infancia, es de lo más usual soñar con “restos” de recuerdos de la vida anterior u otras más atrás.

Podemos decir que la finalidad de la reencarnación es aprender a mejorar como ser, pero es necesario reencarnar tantas veces. La pregunta por tanto sería ¿Es necesario reencarnar tanta veces?, esta es una pregunta que me formulan muchas veces los pacientes cuando trabajo con ellos con hipnosis de vidas pasadas.

Mi respuesta es sencillamente: No.

En realidad, no necesitaríamos encarnar ninguna de ellas, si nos identificáramos con el Ser de Luz que somos.


Recuerdo una experiencia que tuve en una meditación grupal, dónde el monitor que la dirigía en determinado momento dijo: y ahora vais a conocer vuestra verdadera apariencia.

Yo estaba expectante, a ver qué imagen me llegaba, y cuál fue mi sorpresa, cuando lo que vi fue una luz preciosa, que emitía destellos de distintos colores, violeta, azul, blanco…

Pero lo que más me sorprendió es que al verla, todo mi cuerpo se estremeció de emoción y mis ojos se llenaron de lágrimas.

¡Qué cosa tan bella pensé! ¡Y esto es lo que soy!

Entonces, pude confirmar que en verdad somos luz. Cada uno de nosotros somos luz, y desde esa luz no existen las diferencias. No existen los buenos, y los malos, sólo te limitas a existir desde un estado perfecto.

Es una especie de éxtasis el que sientes cuando ves tu propia esencia. De ahí que decidiera poner como nombre a mi libro:

Pero no lo denominé así porque yo personalmente me considerara la Luz, sino porque al igual que Yo Soy luz, tú también lo eres, por increíble que nos parezca.

Es por ello, que en el libro he procurado integrar herramientas para trabajarte a nivel emocional, mental, energético e incluso espiritual.

Recuerdo también en otra meditación en la que me conecté por vez primera con mi esencia. Ahí empecé a experimentar multitud de sensaciones que mi parte racional no podía comprender.

Me sentía poderosa, invencible, enorme, en un estado de paz absoluto, y con un Amor infinito hacia todo ser viviente.
Y lo más curioso es que no me sentía inferior, ni superior a ninguno de mis compañeros de meditación, ni siquiera se me ocurría compararme con nadie, porque daba por sentado que ellos eran lo mismo que yo. Con un poder inmenso y con una capacidad de Amar infinita.

Y ¿qué ocurre cuando nos encarnamos? Pues sencillamente que nos olvidamos de quienes somos. Nos olvidamos de que somos luz, amor, paz, felicidad absoluta. Y nos olvidamos que el que tenemos al lado también es luz, amor, paz y felicidad absoluta.

¿Qué hacemos en cambio? Sentirnos inferiores o superiores a otros. Creer que nos puede atacar alguien que es como nosotros, un igual.

Pero ¿debemos culpabilizarnos por ello? No, rotundamente no, algo que suelo transmitir a mis pacientes en regresiones vidas pasadas. Si nos comportamos de ese modo, no es porque nos guste precisamente, dado que todos queremos sentirnos queridos y querer.

Todos sin excepción buscamos la felicidad completa. El sentir que hay alguien que es tu enemigo, no hace feliz a nadie. Y vivir en un mundo donde no confías de tu vecino, no es un mundo agradable.

La cuestión es cómo salirnos de este mundo imperfecto. Pues tan sencillo como empezar a perdonarlo todo. Si perdonamos, soltamos, liberamos, y dejamos de dar poder a algo que no nos interesa en nuestra vida.
No se trata como nos han transmitido, de qué hay que poner la otra mejilla, concepción que puedo ver en algunos de mis pacientes cuando realizan hipnosis en Madrid.

Se trata de apartarte de aquel/la que te ha dado el golpe y después perdonarle, por actuar sin conciencia, por dejarse llevar por su parte no luminosa, por no recordar que es un ser todopoderoso y que no necesita hacer daño a nadie para sentirse alguien, porque en verdad ya lo es.

Y tú ¿qué consigues con perdonarle? Pues muy sencillo. Dejas de dar fuerza a la idea de que puedes ser atacado y por lo tanto, a tu ego, para en cambio dar poder al Amor que hay en ti. Y cuanto más actúes desde ese amor, estarás reforzando en tu interior la idea que quien eres.

Y ¿qué sucede si devuelves el ataque?, pues que estás reforzando la idea de que eres vulnerable y que por tanto necesitas defenderte, cuando en realidad eres...

Un ser eterno y como consecuencia inmortal
Os voy a poner un caso extremo, de ser atacado. Se trata de una de mis últimas pacientes, objeto de malos tratos de su marido, después de pasar por las distintas fases de miedo y rabia, cuando conseguimos que perdonara a su ya exmarido.

Me dijo: fíjate pensaba que me había sanado, cuando estaba llena de rabia hacia él, y es ahora que lo he perdonado, cuando me siento en paz y veo que en realidad él está enfermo.
Y aunque no quiero volver a compartir mi vida con él, no le deseo ningún mal, y ello a su vez me hace sentir bien a mí.

Lo más curioso es que desde que ella le perdonó, él dejó de acosarla, y cuando iba a ver a la hija que tenían ambos en común, decía que la hablaba con un respeto que no la había tenido en todos los años que llevaban de matrimonio.

Por supuesto, que ella tenía el derecho y el deber de defenderse físicamente como le fuera posible de los golpes, pero lo inmediato era apartarse de la situación, para con ello poder posteriormente sanarla.

No bastaba con que se alejara de su agresor, era importante hacer un trabajo de concienciación y liberación de dolor. En definitiva, de perdón.
Se qué en el mundo que vivimos es complicado entender esto, incluso desde mi centro de hipnosis Madrid, pero también se qué he experimentado en mi propia persona y con mis pacientes que el Perdón es la herramienta más poderosa que tenemos para salirnos de esta rueda de la reencarnación y regresar a nuestro verdadero hogar, a nuestro mundo real, que nada tiene que ver con éste.

Y no es muriendo nuestro cuerpo cuando lo logramos, sino que es él quien nos sirve de canal para hacer nuestro trabajo de “vuelta a casa”.

Así que, tratemos bien a nuestro cuerpo, que la idea del sacrificio y las autolesiones, no hacen más que afianzarnos en este mundo denso y falso que ha sido creado no precisamente por la Conciencia Cósmica Divina, sino y permítaseme la expresión: “ por alguien con mala leche”.


Fuentes. Salud Madrid
Siguiente
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...