2.21.2015

Signos Diloggun - Eyioko tonti Ojuani


Digg-L
Signo 2-11.

El refrán de Eyioko Ojuani dice:

Tus pájaros se te mueren en la jaula.

En Eyioko Ojuani te aconsejan:

Elegguá, Eshu, Shangó, Ikú, Eggun, Oggún, San Lázaro, Ozaín, Obbatalá.

Entorno actual de Eyioko Ojuani:


Nadie lo trata con legalidad. La mujer abandona a su marido que le daba dinero, por otro que no le da nada. Hay una mujer que tiene marido y éste tiene una amante.
Hay discusión entre padres e hijos porque los padres tienen a sus hijos como presos en su propia casa.
Fines que traen comienzos, usted se encuentra en presencia del principio del fin, no siente paz pero si siente que algo se acaba lentamente, hay incertidumbres.

Pataki. Los vecinos de Obbatala.

Obbatala vivía con sus hijos, pero al lado de su casa vivían unos vecinos que eran muy escandalosos no existiendo tranquilidad ni reposo en su casa; un día Obbatala se quejo ante sus vecinos, por su forma de vida, por lo que fue insultado ya que los mismos se creían con todos los derechos.
Obbatala cansado de tantos problemas con aquellos vecinos opto por ir a otro pueblo con la única intención mudarse. 
Al ver lo vecinos, que Obbatala había salido ellos creyeron que este había ido en busca de ashelu, por lo que fueron a consultarse donde les dijeron que Obbatala no iba en busca de ashelu, pero si debían hacer ebbo porque la ashelu iba a llegar a ellos.
Los escandalosos vecinos no hicieron caso debido a que lo único que ellos querían era perjudicar a Obbatala, Orunmila a su vez les dijo; no dejen que nadie se les siente en la puerta de la calle. Ellos con su poca capacidad no dejaron que Orunmila les siguiera hablando y lo dejaron con el verbo de adivinar a medias o sea con la palabra en la boca. Mientras tanto Obbatala llego al pueblo encontrándose con Elegguá, Oshosi y Shango; estos le preguntaron qué hacia allí. Obbatala les conto todo lo que había pasado y lo que había tenido que hacer para evitar problemas con sus vecinos.
Entonces Elegguá, Oshosi y Shango fueron hacia la casa de Obbatala y a altas horas de la noche vieron gentes en la puerta de la casa y dijeron aquí es y cuando ellos llegaron se formo el inkan araye y ashelu cargo con los vecinos. Shango fue a buscar a Obbatala y lo llevo de nuevo para su casa y así pudo deshacerse de sus enemigos que eran sus vecinos y pudo vivir con tranquilidad.

Barra separadora de fuego
Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...