30 de abril de 2017

Signos Diloggun - Eyeunle tonti Ojuani -


Signo 8-11.

El refrán de Eyeunle Ojuani dice:

El que come mucho enferma.

En Eyeunle Ojuani te aconsejan:

Oshún, Orunla, Elegguá, Obbatalá, Obba, Nana Buruku, Odduduwa, Ikú, Yemayá, Shangó, Oke, Obbatalá, Olókun, Inle, Iroko, Otá olé, Ibeyis, Oyá, Ozaín, Eshu, Oggún, Babalú Ayé.

Entorno actual de Eyeunle Ojuani:

El hombre muere en casa de su mujer y resucita en casa de la querida. Atienda su casa primero que la del vecino. Cuídese de la tuberculosis. Usted quiere una ayuda porque algo está terminando en su mundo.

Patakí. El alacrán.

El alacrán no tenia con que defenderse ya que no poseía el arma necesaria, pasaba hambre, trabajo y sufría las vejaciones de los demás animales. Un día fue a casa de Obbatalá y le rogo que le diera algo con que defenderse y Obbatalá le dio el aguijón advirtiéndole que se defendería, pero que no abusara de su poder, porque su misma soberbia podía perderlo.

pero el alacrán tan pronto salió de casa de Obbatalá, iba deseoso de probar su poder y fue de casa en casa picando a todo el mundo; los demás animales al sentirse picados, por el dolor que sentían, salieron huyendo por lo que el alacrán se sintió rey. Los animales viendo aquello, se reunieron y rodearon su casa para buscar la forma de que pactara con ellos y llegar a un acuerdo donde no los atacara más. el alacrán soberbio no quiso pactar y fue entonces que los demás animales le rodearon con un cerco de candela. El alacrán al verse rodeado por el fuego y no poder atacar a los animales se mato con su misma pezuña.


Patakí. La traición del owunko al aya.

Una vez Olofi cito a todos los animales a una reunión con la intención de decirle a cada cual como seria su posición según su género. Estando Olofi impartiendo el deber y la moral que cada uno debía observar. Todos los animales estaban atentos a la oratoria de Olofi, pero en ese instante se apareció una perra. Acto seguido el perro que hacia un rato que estaba allí, en cuanto vio a la perra, abandono la reunión siguiéndola. Cuando logro alcanzarla lo primero e hizo fue olerle el obo, tocando la casualidad que la perra estaba con la menstruación (oshupa).

en eso Olofi viendo que la perra y el perro hacían el acto sexual, indignado lo increpo diciéndole que eso no era normal y que por lo tanto lo condenaba a que fuera siempre un pordiosero y que por mucho que se cuidara siempre iba a padecer de una enfermedad pestilente y que siempre que fuera a pisar a la perra esta siempre estuviera en el periodo. En eso el chivo, que sin saberlo el perro era su enemigo, fue el único animal que acuso al perro y lo ultrajo durante la reunión. Olofi que ignoraba los sentimientos del chivo hacia el perro, lo felicito por su comportamiento sobre la moral. El perro fue expulsado de la reunión, pero todo en la vida más tarde o más temprano se conoce. Pasado un tiempo el chivo se vanagloriaba de ser moral en su trato con la chiva, pero como anteriormente habíamos dicho, todo el que critica tarde o temprano la saliva le cae en la cara, pues no se puede escupir para arriba. Entre los animales que ese día se habían reunido con Olofi, había unos cuantos que no vieron con buenos ojos la intención del chivo en contra del perro; poniéndose los mismos de mutuo acuerdo, juraron vigilar al chivo día y noche.

Estos animales eran la lombriz, el maja, la hormiga, el ratón y la mosca. un día después de una paciente labor de vigilancia, el ratón que era el más encarnizado enemigo que tenía el chivo pudo ver que este a la hora del ofikale trupon con la chiva, primero le olía el obo y luego le pasaba la lengua; al ver esto, el ratón cito a los demás animales para que ellos con sus propios ojos lo comprobaran, siendo el chivo expulsado de su pueblo y condenado por Olofi a vivir errante y ser perseguido por el perro.

Nota: El chivo antes de montar a la chiva, primero le huele el obo y después le pasa la lengua, levantando después sus ojos al cielo y enseñando sus dientes, tratando de escupir para arriba en señal de disculpa por lo que acaba de hacer, pero resulta que la saliva que expide le cae en la cara, porque todo el que critica una cosa más tarde o más temprano hace lo mismo que había criticado.



Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...