17 de junio de 2017

Fiestas Del Taoismo y del Confucionismo -




Las fiestas taoístas principales (según el calendario chino) son:

Día 1 de enero: fiesta de la primavera (año nuevo chino).

Día 15 de enero: fiesta Shang Yuan.
Día 16 de enero: nacimiento del Fi Xi.
Día 6 de febrero: nacimiento del Emperador Huang Di.
Día 15 de febrero: Navidad de Lao Zi.
Día 3 de marzo: reunión de los dioses y los inmortales.
Mayo (solsticio de verano): cumpleaños del Ling Bao Tian Zun.Día 15 de julio: fiesta Zhong Yuan.
Día 15 de agosto: fiesta de la luna.
Día 9 de septiembre: fiesta Chong Yang.
Día 1 de octubre: fiesta de los antepasados.
Día 15 de octubre: fiesta Xia Yuan.
Noviembre (solsticio de invierno): cumpleaños del Yuan Shi Tian Zun.
Normalmente en la fiesta taoísta, en el Templo del Taoísmo se hace el romería, la fería, la ceremonía, la adoración, la peregrinación,la ofrenda, la donación, etc.

Fiestas  Confucionista

En el "Li-ki" se declara que son seis los principales ritos ceremoniales: coronaciones, matrimonios, rituales funerarios, sacrificios, fiestas y entrevistas.

- Coronación: Era una ceremonia de alegría, con la que se honraba al hijo al llegar a sus veinte años de edad. En presencia de parientes e invitados, el padre daba a su hijo un nombre especial y le colocaba un gorro de cuatro puntas como señales distintivas de su virilidad madura. Todo esto acompañado de una fiesta.

 - Matrimonio: Era de gran importancia. Casarse para tener hijos varones era una grave obligación de todo hijo. 
Ello era necesario para preservar el sistema patriarcal y proveer el culto a los antepasados en los años venideros. La regla era que el varón joven debía casarse a los treinta y la mujer a los veinte. 
La propuesta de matrimonio y la aceptación de este, era n tema en el que sólo los padres de los involucrados decidían no quide sus padres. 
Los arreglos preliminares eran hechos por un intermediario después de que, a través de la adivinación, se tenía certeza de que los signos de la unión buscada eran propicios. 
Las partes no podían tener el mismo apellido, ni tener relación sanguínea hasta el quinto grado. El día de la boda, vestido con sus mejores ropas, el joven novio iba a la casa de la novia para de ahí llevarla en su carruaje a la casa de su padre, donde éste la recibía rodeado de sus alegres invitados. En copas improvisadas, hechas de las mitades de un melón, se servían bebidas dulces que se entregaban a los novios. Al tomar un sorbo de cada una, ellos significaban su unión en matrimonio. 
Consecuentemente, la novia pasaba a formar parte de la familia de sus suegros y sujeta, como su esposo, a la autoridad de aquéllos. La monogamia era fomentada como la situación ideal, pero no se prohibía el tener esposas secundarias, llamadas concubinas. Esto último se recomendaba cuando la esposa no podía tener hijos varones y el esposo la amaba demasiado como para divorciarse de ella. Existían siete causas, además de la infidelidad, que justificaban el repudio de la esposa, y una de ellas era la ausencia de hijos varones.

- Ritos funerarios: Eran de suma importancia. Su exposición ocupa la mayor parte del "Li-ki". 
Eran sumamente elaborados y muy variables en cuanto al detalle y a la duración, según el rango y la relación del difunto con los dolientes. Durante los tres primeros días, el hijo, vestido de arpillera áspera hecha de cáñamo blanco, ayunaba, saltaba y gritaba. Pasado el entierro, el hijo debía llevar la ropa de luto de arpillera durante veinticuatro meses, alimentándose apenas con algo de comida, y viviendo en una choza construida al efecto a un lado de la tumba.

- Sacrificios: Eran de de suma importancia y son también llamados “cultosa los antepasados”. 
Son mencionados reiteradamente en los textos confucianistas, donde se dan instrucciones para su apropiada celebración. Todo se reduce a una ofrenda de alimentos para expresar el culto reverente de los participantes; una fiesta solemne para honrar a los espíritus, a los que se invita y de los que se cree que disfrutan de la diversión. Se preparan carne y bebidas de toda clase; hay música vocal e instrumental, y danzas de pantomima. 
Los ministros celebrantes no son los sacerdotes sino los jefes de familia, los señores feudales y, principalmente, los reyes ya que en el confucianismo no hay sacerdotes.
Estos ritos tuvieron un papal tan protagónico que incluso había en cada casa, sin importar condiciones socioeconómicas, una cámara o closet llamada "templo de los antepasados", donde se guardan reverentemente unas tablillas de madera en las que se inscriben los nombres de los padres difuntos, abuelos y más remotos antepasados.
En fechas preestablecidas se colocaban ofrendas de fruta, vino y carnes preparadas ante las tablillas, en las que se creía que los espíritus ancestrales hacían su morada de descanso temporal. Además, semestralmente, en primavera y otoño, cada clan realizaba honras públicas para los antepasados comunes. Éstas consistían en un refinado banquete acompañado de música y danzas, al que se invitaba a los antepasados difuntos pues se creía que ellos participaban en él junto con los miembros vivos del clan.

 - Fiestas trienales o quinquenales: Eran absolutamente refinadas y grandiosas, eran ofrecidas por el rey a sus fantasmagóricos antepasados. 
Las familias y clanes sólo ofrecían fiestas en honor de aquellos difuntos vinculados con ellos por parentesco.
Iglesia o Clero: 
Aunque el confucianismo llegó a ser la ideología oficial del Estado chino, nunca ha existido como una religión establecida con una iglesia y un clero. 
A diferencia de las iglesias cristianas, los templos erigidos en honor a Confucio no eran lugares en los que grupos organizados se reunían para alabarle, sino edificios públicos diseñados para ceremonias anuales, en particular el cumpleaños del filósofo.


Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...