11 de junio de 2017

Leyenda del Fraile que no se Mojaba - Leyendas -


No todas las leyendas asustan, no al menos en forma de fantasmas o espantos que deambulen por ahí con gritos y quejidos tormentosos. Este caso más bien reta el alcance de la imaginación y credibilidad, rozando con una prueba de fe inmensa.

El año 1700 fue el testigo del nacimiento del padre Fray Agustín de San José, un hombre de Dios entregado por completo a las labores y palabras que el evangelio reza desde épocas muy lejanas, incluso lejanas para él mismo.

Sacrificios, bondad, confesiones en cualquier momento. Muchos fueron los actos de nobleza que llevaron a este sacerdote a ser reconocido en algún momento como el fraile dadivoso. Pero no es ese el tema resaltante.

El tres de enero de 1778 falleció este siervo del señor y nació la leyenda, esa del Fraile que no se mojaba.

Si para muchos era inexplicable ver que un hombre millonario haya renunciado a su herencia para vivir bajo la más humilde de las moradas y costumbres, más complicado se tornaba creer lo que un médico vivió de primera mano.

Bajo una oscura y tormentosa noche, el padre originario de España se disponía a visitar un enfermo en la población de Lerma, a unas cuantas leguas de Toluca, en aras de confesar a quien se creía en sus últimos días.

En el camino, el médico encargado de visitar a este paciente, se cruzó con el Fray  Agustín, al verlo mojado le invitó a montar su carreta el resto del camino, pero la negativa fue inmediata. 
Al llegar a su destino, dicho médico se sorprendió de ver la túnica totalmente seca, al igual que el cuerpo del religioso.

Incluso bajo juramento afirmaba aquel suceso el experto en salud, que sorprendido por el hecho, narró a cuantos pudo aquella historia de un siervo de Dios, que jamás buscó riquezas, que siempre estuvo para todos y que bajo la lluvia, aquel fraile no se mojaba.

Siguiente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...