7 de agosto de 2017

La Magia -


La magia representa el principio activo de los tiempos  y no tendría fin.
Ponerla como principio es ubicarla, a priori, ante cualquier cosa, como fuente, como causa, como lo que siempre tuvo que estar, como lo que en realidad no debería supuestamente haber desaparecido por momentos.
Magia es Dios, y Dios es la magia suprema, el procrear es parte de esta magia, los ciclos evolutivos, el despertar nuestro de cada día y hasta lo que denominamos mala muerte.
Pensar en la magia nos hace estremecer, es como rescatar lo adormecido o atontado, y ese despertar nos pone de relieve y en contacto muchas veces con la realidad, la verdad en la franqueza de pensamiento, lo que puede hacer tambalear las estructuras mas racionalistas, determinantes y quizás empíricas.
Ese contacto mínimo surge tal como chispa divina, pero muchas veces temores culturales e intereses sociales obnubilan  hasta lo mas evidente.
Tenemos la tendencia a creer que ella es complicada, tortuosa en rituales, oscura, y si bien muchas veces es altamente estructurada, no por ello pierde la simplicidad: es que la magia se da como el acto (también mágico) de respirar y el hombre lo realiza sin pensarlo: como necesidad latente llena sus alveolos pulmonares sin darse cuenta.
Esto también es magia, nadie se lo plantea y surge, como todo acto mágico, en la psique, en los "mundos paralelos" y que, con otra frecuencia, es facilmente penetrable por un chaman, un psíquico, un mago, etc.
Sucede en forma espontánea y sin planteamientos previos, dejando el análisis de lado, prescindiendo de el, aunque no sea momentaneamente.
La magia ha vivido con el hombre desde sus comienzos, y vivirá en su corazón y pensamiento hasta que se desestructure o se disgregue como forma humana.
Y después, con otra forma de energía o estructurada en otros niveles de conciencia, pienso que seguirá existiendo como medio o vehículos de superación de cualquier forma de vida.
Hay muchas frases que definen la magia, entre ellas encontramos: "Es el arte de producir fenómenos paranormales", " Es la técnica para poner a nuestra disposicion las fuerzas del cosmos", "Es el arte la ciencia de manejar las fuerzas de la naturaleza", "Magia es el arte, técnica y ciencia de realizar extraordinarios efectos a través de medios o causas de origen natural produciendo hechos que son o parecieran ser sobrenaturales".
Pero ¿que ocurre con la diferencia entre magia blanca y magia negra?. También aquí el empecinamiento de que lo negro es malo y lo blanco bueno..., cuando sabemos perfectamente que en un ritual, supuestamente tan "puras" como su color, se pueden producir efectos caóticos.
Evidentemente, convengamos entonces de que lo bueno o lo malo dependerá del operador que esta oficiando como tal. Prefiero llamar a la primera de ellas con el vocablo "magia", y a la segunda , para diferenciarla de alguna manera y buscarle algún termino, opto por llamarla "hechiceria".
¿Es que todos los hechiceros hacen mal?. No, no es así, simplemente, que para el uso y costumbre de esta denominacion se incluyen a los incluyen en esta terminologia.
Todo depende del oficiante, del operador, del ejecutante, de lo que este quiera conseguir, de los fines que persiga. Un elemento utilizado en magia dependera del uso que se le de, y de lo que la persona quiera obtener, para que se comporte como algo bueno o malo.
Otro termino que se adecua aun mas a lo negativo de estas acciones es la palabra brujería, que convencionalmente se la considera maligna. Tampoco todos los llamados brujos hacen mal, ni nada que se le parezca, pero bueno..., de alguna manera hay que distinguir una forma operacional de la otra.
Ahora queda plantearnos: ¿que sucede con la religión y la magia? Creo que es imposible separarlas, a tal grado, que muchas veces se llegan a ser mas religión, sucediendo lo mismo con la magia, y obteniendo una revalorizacion conceptual.
En todas las religiones ha habido componentes mágicos que, en mayor o menor cuantía, tenian y tienen caracteres y características de ese orden.
Concibo la idea de que hay algunas religiones mas mágicas que otras, y en ellas, aunque la parte religiosa vaya de la mano con la mágica, están mas desmarcadas, sin prestarse a confusión, no queriendo tapar ni ocultar nada, ya que el conocimiento de la magia es para que el ser humano pueda usarla a favor suyo y para el bien de todos.
Hace unos 2.400 años, en la ciudad de Gorgio, había una pitonisa quien ofrecía desatar el nudo gordiano, y si alguien lo consiguiese se convertirá en el dueño del mundo.
Muchos fallaron hasta que Alejandro Magno, ante la presencia atónita de la pitonisa, al ver que no podía desatarlo, desenvaino su espada y de un certero movimiento lo corto. "¡ Seras el dueño del mundo!", dijo ella, y lo fue... Opto por una forma de desentrañar el famoso misterio.
Entendió la magia del nudo a su manera...¿Casualidad? ¿Acto de ira e impotencia? Nunca lo sabremos, y la especulación seguirá latente.
Quizás la verdadera forma de deshacerlo era utilizando una espada que, como conocemos, corta en el aire las malas influencias, presiones obsesivas y ataduras, y como bien sabemos un nudo, cualquiera fuera su tipo o forma en la magia, se refiere a estas ultimas.
En el llamado "bajo espiritismo" (aquel en donde se utiliza la mediumnidad para cortar la libertad de los seres) se utiliza lo que se llama la "técnica del nudo astral", en donde a altas horas de la noche, invocando y llamando por su nombre a una persona, se consigue que el espíritu del invocado (cuya materia descansa en esos momentos inocentemente) llegue a materializarse en el cuerpo de un médium, preparado para tal fin.
Una vez conseguido, luego de confirmar la personalidad del así "hechizado", se realiza el primer "nudo fundamental" o "madre", hecho de cintas de varios colores, que obligan al atacado espiritualmente a volver tantas noches como sean necesarias, hasta conseguir lo que estas deleznables personas quieren lograr.
Todas las noches hacen un nuevo nudo que da mas fuerza, y la víctima cada vez menos energía para resistirse a esos ataques.
El fin perseguido es inducir a este espíritu "atado" a realizar tal o cual cosa.
Cada mañana, al despertarse, tendrá la sensacion de no haber descansado ni repuesto sus fuerzas y comenzara a gestarse en su mente poco a poco lo que sus atacantes quieren conseguir.
Hasta lograr el "nudo fundamental", su alma luchara provocando sobresaltos en su dormir, y si alguien pudiera observarlo en esos momentos vería como su cuerpo parece debatirse en una lucha contra algo invisible, como si tuviera convulsiones.
Y muchas veces en sueños, vera como muchas personas tratan de alcanzarlo, de atraparlo, cayendo al fin en un vació, abismo o precipicio (aunque muchas  veces esto tenga otros signifiados psicológicos, no correspondiendo a lo citado, sino obedeciendo a otros factores). Los síntomas mencionados se repiten en la mayoría de las persecuciones espirituales y en los trabajos de brujería.
Otras veces, un nudo es utilizado en magia con fines inofensivos como medida de protección, o como manera de afianzar un pensamiento, dándole mas fuerza y en forma de encadenamiento.
Volvemos a lo mismo, todo depende de la intención del operador.



Fuentes Consultadas
Alfa Omega.es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu Comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...